jueves, 30 de septiembre de 2010

"La Gris" poema de Diana Poblet


La Gris

No parece la misma que enamoró al invierno
aquella que en junio se desnudaba ante el arroyo
la que hacía pan al rescoldo y soñó siete hijos
olisqueando tierra húmeda y viento sur
y al anochecer tendida cara al cielo lloraba
lunas nuevas en su tristeza
antes de romper amaneceres de humo y leña.

No parece la misma sombra esa mujer grisácea
apagada en tiempos y señales.
La que se despide con un rostro de pergamino
ajado y lluvioso de ausencias.

No parece ser la misma
que sentada,
espera.




Diana Poblet

3 comentarios:

Esteban Meditérraneo dijo...

Hubo en la guerra incivil de España una niña que hacia arder la dinamita con su mano chiquita.

Manos duras como las del aiku volaron a las estrellas. Miguel Hernandez le dedidó este poema.

Rosario, dinamitera

Rosario, dinamitera,
sobre tu mano bonita
celaba la dinamita
sus atributos de fiera.
Nadie al mirarla creyera
que había en su corazón
una desesperación,
de cristales, de metralla
ansiosa de una batalla,
sedienta de una explosión.


Era tu mano derecha,
capaz de fundir leones,
la flor de las municiones
y el anhelo de la mecha.
Rosario, buena cosecha,
alta como un campanario
sembrabas al adversario
de dinamita furiosa
y era tu mano una rosa
enfurecida, Rosario.


Buitrago ha sido testigo
de la condición de rayo
de las hazañas que callo
y de la mano que digo.
¡Bien conoció el enemigo
la mano de esta doncella,
que hoy no es mano porque de ella,
que ni un solo dedo agita,
se prendó la dinamita
y la convirtió en estrella!


Rosario, dinamitera,
puedes ser varón y eres
la nata de las mujeres,
la espuma de la trinchera.
Digna como una bandera
de triunfos y resplandores,
dinamiteros pastores,
vedla agitando su aliento
y dad las bombas al viento


del alma de los traidores.


Gracias Olguita por recordarmelo
Esteban Mediterraneo.

Olga Ricci dijo...

Gracias a vos Esteban, por este poema tan bello.
Besoss

Leovi dijo...

Magnífico retrato, todo un poema tan bello como el que lo acompaña. Besos.